Top 9 Fotos del Sistema Solar


A continuación le entregamos 9 fotos interesantes de nuestro Sistema Solar está conformado por el Sol, los planetas y sus satélites que les acompañan, asteroides, cometas, meteoroides, polvo y gas interplanetario. Las dimensiones de este sistema se especifican en términos de distancia media de la Tierra al Sol, denominada unidad astronómica (UA). Una UA corresponde a unos 150 millones de kilómetros.
La frontera entre el Sistema Solar y el espacio interestelar - llamada heliopausa - se supone que se encuentra a 100 UA. Los cometas, sin embargo, son los más alejados del Sol; sus órbitas son muy excéntricas, extendiéndose hasta 50.000 UA o más.


El Sol contiene el 99.85% de toda la materia en el Sistema Solar. Los planetas, que están condensados del mismo material que formó el Sol, contienen sólo el 0.135% de la masa del sistema. Júpiter contiene más de dos veces la materia de todos los otros planetas juntos. Los satélites de los planetas, cometas, asteroides, meteoroides, y el medio interplanetario constituyen el restante 0.015%.





La Tierra, nuestro planeta, es el tercero desde el Sol y el quinto en cuanto al tamaño de los nueve planetas principales. La distancia media de la Tierra al Sol es de 149. 503. 000 km. Es el único planeta conocido que tiene vida, aunque algunos de los otros planetas tienen atmósferas y contienen agua.
La Tierra gira alrededor del Sol en una órbita poco excéntrica. El plano de esta órbita es tomado como referencia para medir las inclinaciones de los planos orbitales de los otros planetas los que, a excepción del Plutón, se separan en pocos grados o fracciones con respecto a este. La Tierra emplea 365, 256 días para realizar una vuelta completa alrededor del Sol, desplazándose a la velocidad de 29, 79 km. /seg. a lo largo de su órbita. Nuestro planeta también tiene un movimiento de revolución alrededor de su propio eje que se realiza en 24h (día solar).

La Tierra no es una esfera perfecta, sino que tiene forma de pera. Cálculos basados en las perturbaciones de las órbitas de los satélites artificiales revelan que la Tierra es una esfera imperfecta porque el ecuador se engrosa 21 km; el polo norte está dilatado 10 m y el polo sur está hundido unos 31 metros.






Si existe un planeta del Sistema Solar que desde siempre ha monopolizado la atención de los astrónomos, éste es Marte. Ha sido el responsable de muchas creencias y supersticiones. Cuando en 1877 el planeta rojo pasó muy cerca de la Tierra, todos los astrónomos del mundo dirigieron ansiosos hacia él sus rudimentarios telescopios. Giovanni Schiaparelli, aprovechando un momento de excepcional transparencia atmosférica, descubrió que la superficie estaba atravesada por una serie de surcos. Desde Milán, el descubrimiento recorrió todo el mundo y los surcos, que llamaron canales, pronto hicieron creer que la superficie de Marte estaba recubierta por un sistema de canales artificiales para la irrigación.

Algunos años más tarde, el astrónomo Percival Lowell elaboró una teoría propia sobre el origen de los canales marcianos. Según Lowell, era lo que quedaba de una antigua civilización. Los repetinos cambios climáticos del planeta habían obligado a los ingenieros marcianos a recurrir a estos canales, que llevaban agua de los polos, para realizar la irrigación necesaria para la supervivencia de su gente.

Hoy sabemos que los surcos no son otra cosa que un extraño efecto óptico debido a la atmósfera terrestre. Sin embargo es evidente que, si bien las sondas no han encontrado trazas de una antigua civilización marciana, no por ello hay que excluir la posibilidad de vida en el planeta, aunque a un nivel muy elemental, ya que resulta difícil hacer hipótesis sobre formas de vida más evolucionadas en un ambiente tan hostil.







La llamada Gran Mancha Roja es un ciclón gigantesco de forma oval con matices que varían desde el rojo ladrillo hasta el rosa. Los colores proceden de rastros de compuestos formados por la luz ultravioleta, las tormentas y el calor. Algunos de estos compuestos pueden ser similares a los de las moléculas orgánicas que se desarrollaron en la Tierra como preludio del origen de la vida.

Júpiter parece un Sistema Solar en miniatura. Está acompañado por un abundante séquito de satélites. Es tal la variedad de los mundos que están en órbita alrededor de Júpiter, algunos de los cuales de dimensiones decididamente planetarias. De las lunas de Júpiter, sólo las cuatro más grandes y cercanas, los llamados satélites galileanos, Io, Europa, Ganímedes y Calisto, parecen estar formados por el mismo fragmento de nebulosa protoplanetaria de la cual saldría el planeta mayor. Recorren órbitas casi circulares, sobre el plano ecuatorial del planeta y muestran una densidad decreciente desde el más interior hacia el más exterior: un poco como los planetas con respecto al Sol.

Las otras lunas de Júpiter, por contraste, tienen órbitas excéntricas, con planos inclinados y, en algún caso tienen movimiento retrógrado y dimensiones del orden de algunas decenas de km. Se cree que este segundo tipo de satélites sea el resultado de una captura de cuerpos celestes como asteroides o cometas por parte del planeta. Algunos de los satélites muestran, además, interesantes interacciones con los ténues anillo y con el potente campo magnético existente alrededor del planeta.







Esta foto de los anillos de Urano fue generada usando imágenes tomadas por el Voyager 2. Esta imagen fue realizada con luz directa difusa y muestra unas bandas de polvo que no se ven en ninguna otra imagen. El color real de los anillos es un gris neutro y son tan oscuros como el carbón.

Los primeros nueve anillos de Urano fueron descubiertos en 1977. Durante las visitas de las naves Voyager, estos anillos fueron fotografiados y medidos, así como los otros anillos nuevos. Los anillos de Urano son claramente diferentes de los de Júpiter y Saturno. El más exterior de los anillos, epsilon, está compuesto por rocas de hielo de varios pies de envergadura. También parece exitir una tenue distribución de polvo a lo largo del sistema de anillos.

Podrían existir también un gran número de anillos estrechos, o posiblemente incompletos o arcos de anillo, con anchos que no lleguen a los 50 metros. Las partículas indiviuales de los anillos presentan una baja reflectividad. Al menos uno de los anillos, el epsilon, tiene un color gris. Las lunas Cordelia y Ofelia actúan como satélites acompañantes del anillo epsilon.







El satélite visible en la parte inferior derecha es Ganimedes y el planeta al que orbita, Júpiter, parece mantener un ojo vigilante, mientras su Gran Mancha Roja aparece azarosamente cerca.
Esta imagen de contraste realzado procedente de la nave espacial robotizada Cassini, captura nuevos detalles de los increíbles pormenores de los patrones de las complejas nubes de Júpiter. Se pueden ver formaciones hasta de 250 kilómetros. Los óvalos blancos de alta presión que rotan en dirección contraria a las agujas del reloj, similares a la Gran Mancha Roja, aparecen en la banda roja debajo de la mancha. Entre estas manchas hay sistemas de baja presión más oscuros que rotan en el sentido de las agujas del reloj.
El hidrógeno y el helio que componen la mayor parte de las nubes de Júpiter es casi invisible: los elementos químicos que otorgan a Júpiter estos colores siguen sin conocerse.







Encuentros de antiguos fósiles microbianos en meteoritos y especies análogas de agua líquida en la superficie de Marte son actualmente temas controvertidos. Pero un tema bien establecido por observaciones espaciales del Planeta Rojo es la presencia de volcanes.
Marte tiene algunos de los volcanes más altos del Sistema Solar. Esta fotografía en color sintético tomada en marzo de 2002 por la nave espacial Mars Global Surveyor muestra dos de ellos: Ceraunius Tholus (izquierda) y Uranius Tholus.
Ceraunius Tholus sólo es del tamaño de la Gran Isla de Hawai en el Planeta Tierra.
Impactantes cráteres cubren el terreno marciano e indican que estos volcanes son antiguos y que están inactivos. El norte es hacia la derecha y la escena está iluminada por la luz solar que viene desde arriba por la izquierda. Una clara región de polvo depositado por recientes tormentas globales se ubica en la parte inferior izquierda de la región de Ceraunius Tholus, cuya cima mide alrededor de 25 kilómetros de un lado a otro.

Archivos del blog

derecho registrado

Licencia de Creative Commons .
planetaperu.pe
estamos en

Compartir

Maps

BLOG DE CESAR ZURITA CH PROTEGIDO CON LICENCIAS

MyFreeCopyright.com Registered & Protected