Steve Jobs el Hombre No Perfecto


Steve Jobs no era el mejor jefe del mundo, aunque casi siempre lograba sus objetivos. Inspiraba a sus empleados con una extraña mezcla de sabiduría y autoritarismo. No era la persona más simpática del mundo y era famoso por exigir al máximo el máximo. Steve Jobs no era perfecto, tenía buenas y malas ideas. Fue muy exitoso y sintió el fracaso de ser despedido de su propia compañía, pocos años después de fundarla.
Fue un emprendedor y un creador. Cambió nuestros hábitos y nos permitió ser más productivos, disfrutando de la esencia de la computación. En un mundo dominado por fríos ingenieros, puso el color adecuado, el diseño alegre, el orden minimalista y útil. La aburrida linea de comandos se transformó en una galaxia de posibilidades.
Robó ideas de otros, le robaron sus ideas, influyó en toda la industria, Bill Gates se hizo millonario jodiendolo varias veces, sus empleados lo amaron, sus empleados lo odiaron. Pero aun así, todos aquellos que tuvieron la oportunidad de estrechar su mano, lloran su partida. Es la despedida de uno de los hombres más influyentes en la historia de la computación, te guste lo que hizo o no, reconozcas su legado o no. Si enciendes un computador, de cualquier marca y sistema operativo, estas encendiendo los sueños de Jobs replicados hasta el infinito.
Steve Jobs fue un hombre no perfecto que buscaba la perfección en las letras, iconos, colores y diseños. Era un artista, un inventor y un caligrafista. Su forma de relacionarse con el mundo era por medio de ideas concretas. Dedicó toda su vida a transformar la vida de la humanidad. A Steve no lo movía el dinero, o las ganas de convertirse en la celebridad que al final fue; a este creador lo que le entusiasmaba era cambiar al mundo. Fabricar el mejor producto de hardware con el mejor software que podamos imaginar. Lo apasionaba el detalle, el tipo de letra, los colores adecuados.
Algo que siempre me ha parecido enormemente inspirador de Steve Jobs es su forma de regresar a la compañía que fundó, para dirigirla a un nivel que nadie podía predecir, ni los más aguerridos fans. Apple, con su regreso, despegó a niveles inimaginables. ¿Y que aprendimos de esto? que la cultura empresarial del mundo puede desechar a los mejores hombres, y que es trabajo de estos excluidos, luchar contra la maquina, el sistema, fundar empresas, retomar ideas, no dejarse vencer. Eso es lo que me enseñó Steve Jobs a mi: hay que luchar y emprender. Hay que dejar la tranquila comodidad y usar el poco tiempo que tenemos de vida, para construir y crear. No hay que permanecer indiferentes. Las cosas pueden ser de otra forma, y los cambios sólo se dan cuando trabajamos fuertemente en conseguirlos. Steve cambió el mundo, y nos enseñó que es posible cambiarlo. Y también aprendimos que no hay que ser perfecto para lograrlo.
Ni siquiera la enfermedad venció a Steve Jobs. Lo vimos luchando hasta el final, trabajando y soñando hasta sus últimos días. Y eso es lo que tenemos que hacer todos nosotros: soñar, crear y actuar en consecuencia, hasta que cerremos los ojos.
Gracias Steve.
Fuente : alt1040.com

Archivos del blog

derecho registrado

Licencia de Creative Commons .
planetaperu.pe
estamos en

Compartir

Maps

BLOG DE CESAR ZURITA CH PROTEGIDO CON LICENCIAS

MyFreeCopyright.com Registered & Protected