Atrévete a Perderlo todo

Piérdelo todo y otras razones de por qué quedarse sin nada te transforma.
Si perdiera mi computadora, buscaría conectarme con el mundo a través de
miradas, sonrisas y abrazos.
Si perdiera mi automóvil, haría amigos en el autobús, respiraría el aire
fresco de camino a la parada, y bajaría de peso caminando más.
Si perdiera mi casa, me consumiría en dolor y angustia. Me sentiría desnudo,
pero me quedaría mi trabajo y mi capacidad para generar abundancia y
conseguir otra casa aún mejor.........


Si perdiera mi trabajo, me sentiría desorientado y fracasado. Pero me
quedaría mi talento, mis artes y mis dones para que otro trabajo venga a mí.
Si perdiera a mis amigos, los extrañaría y lo resentiría. Pero me queda mi
encanto y mi humildad para atraer otras amistades que me ayuden a cambiar.

Si perdiera mi familia, a mis seres queridos, a quienes amo. Tardaría tiempo
en recuperarme, pero me quedaría una vida para vivir honrando lo que ellos
me enseñaron.

Si perdiera mi salud, me sentiría débil y sin esperanza, pero me queda mi
espíritu y mi coraje para descubrir que no soy mi cuerpo, y que mi sanación
va más allá de lo físico.

Si perdiera mi talento, me sentiría inseguro e inferior. Pero me queda mi
sabiduría, para descubrir que el talento nunca se fué, sólo se tomó un
decanso para que yo explorara en el sótano de mis dones olvidados.

Si perdiera mi dignidad, me sentiría avergonzado y amargado. Pero me
quedaría la soledad para reflexionar y entender que nadie me puede quitar mi
dignidad más que yo mismo. Si yo me la quité, yo me la puedo devolver.

Y si lo perdiera todo, todo lo que tengo, todo lo que soy, todo lo que hago.
En medio de mi desnudez material y mental, entendería que perderlo todo
significa ganarlo todo. Porque con mi piel celestial al viento entendería
que venimos de la nada, nacimos sin nada y que nada y vacío son libertad,
libertad de sacudirnos de lo que pensábamos que éramos y comprender que
debajo de todo lo que nos liga a este mundo está la fuerza que nos impulsa a
superar cualquier límite impuesto por nuestras ataduras...

Entonces comprendí que perder no es perder. Perder en realidad, es
descubrir, deshechar el papel de regalo que nos envuelve, perder es abrir
los ojos, es despertar.

Comprendí que nunca lo perdería todo, pues yo soy todo.

Archivos del blog

derecho registrado

Licencia de Creative Commons .
planetaperu.pe
estamos en

Compartir

Maps

BLOG DE CESAR ZURITA CH PROTEGIDO CON LICENCIAS

MyFreeCopyright.com Registered & Protected