Fingimos lo que somos

Supongo que muchos nos habremos percatado de que vivimos en un mundo de pura ficción. No ya sólo porque se nos ofrezcan un sinfín de cosas, la mayoría de ellas inalcanzables, sino porque nosotros mismos nos enfundamos en sucesivas capas, de modo que los demás perciban de nosotros únicamente aquello que queremos mostrar cuando, frecuentemente, esa apariencia dista bastante de la realidad. Sentimos un inusitado miedo a despojar nuestras almas, a mostrarnos tal cual somos, intentando ocultar la vulnerabilidad inherente a nuestra condición humana que, como tal, debe sufrir o llorar, reír o disfrutar y que, en definitiva, sólo significa que estamos vivos. 
Fingimos pues ser fuertes, audaces, capaces de asumir cualquier desafío o reto. Nos parapetamos tras inmensos muros de protección, sin considerar que esos mismos muros que levantamos, impiden que en nuestras vidas penetre la ansiada felicidad que todos anhelamos. 
¿Pero realmente podemos ser lo que fingimos? ¿Podemos caminar por la vida tras una perpetua máscara? Hay sin duda quien es capaz de hacerlo. Otros, no. Y, particularmente, no creo que sea saludable para el corazón fingir indiscriminadamente y ante todos que somos lo que realmente nunca llegaremos a ser: meros autómatas carentes de sentimientos. 
Yo me niego a adoptar esa postura. Me herirán una y otra vez. Soy consciente de ello, pero no puedo fingir ser fuerte cuando, realmente, soy humano y, en consecuencia, vulnerable. Prefiero sentir mil veces que pasear por la vida como una estatua de hielo.

COMPARTELO

Archivos del blog

derecho registrado

Licencia de Creative Commons .
planetaperu.pe
estamos en

Compartir

Maps

BLOG DE CESAR ZURITA CH PROTEGIDO CON LICENCIAS

MyFreeCopyright.com Registered & Protected