Viviendo Sin Miedo


Viviendo Sin Miedo


Siento una armadura a mi alrededor que me impide acercarme a la gente. No sé de dónde proviene. ¿Cómo hacer para que desaparezca?

Todos tiene esa clase de armadura. Existen razones para ello. Primero, el niño nace absolutamente indefenso en un mundo del cual no sabe nada. Naturalmente está asustado de lo desconocido que está frente a él. Todavía no se ha olvidado de esos nueve meses de seguridad absoluta, de estar a salvo, cuando no había problemas, ni responsabilidad, ni preocupación por el mañana.

Para nosotros esos son nueve meses pero para el niño es una eternidad. Él no sabe nada sobre el calendario; no sabe nada sobre los minutos, las horas, los días, los meses. Ha vivido una eternidad en una seguridad absoluta,estando a salvo, sin ninguna responsabilidad, y entonces de pronto lo lanzan a un mundo desconocido, donde depende de los otros para todo. Es natural que se sentirá asustado. Todos son más grandes y más poderosos, y él no puede vivir sin la ayuda de otros. Sabe que es dependiente; ha perdido su independencia, su libertad. Los incidentes pequeños pueden darle una cierta probada de la realidad que va a enfrentar a futuro.

Napoleón Bonaparte fue derrotado por Nelson, pero de hecho el crédito no debería ser para Nelson. Napoleón Bonaparte fue vencido por un pequeño incidente en su niñez. Ahora, la historia no mira las cosas de esta manera, pero para mí está absolutamente claro.
Cuando tenía sólo seis meses, un gato salvaje saltó sobre él. El sirviente que lo cuidaba había ido a la casa por algo; estaba en el jardín bajo el sol de la mañana y al aire fresco, recostado, y el gato salvaje saltó sobre él. No lo lastimó; quizá sólo estaba siendo juguetón, pero para la mente del niño fue casi la muerte. Desde entonces, no estaba asustado de los tigres o de los leones; habría podido luchar con un león sin armas, sin miedo. ¿Pero un gato? Eso era otro asunto. Estaba absolutamente indefenso. Ver un gato casi lo congelaba; se volvía de nuevo un niño pequeño de seis años, sin defensa, sin capacidad de luchar. En esos ojos de niño pequeño ese gato debe haberse visto muy grande; era un gato salvaje. El gato pudo haber mirado al niño a los ojos.
Algo en su psique llegó a estar tan impresionado por el incidente que Nelson lo explotó. Nelson no se podía comparar con Napoleón, y Napoleón nunca en su vida fue derrotado; ésta fue su primera y última derrota. Él no habría sido derrotado, pero Nelson había traído setenta gatos al frente del ejército.
En el momento que Napoleón vió a esos setenta gatos salvajes su mente dejó de funcionar. Sus generales no podían entender qué había sucedido. Él ya no era el mismo gran guerrero; estaba casi congelado por el miedo, temblando.
Nunca había permitido que ninguno de sus generales organizara el ejército, pero hoy dijo, con lágrimas en sus ojos, "Soy incapaz de pensar... organicenustedes el ejército. Estaré aquí pero soy incapaz de luchar. Algo no está bien en mí."
Él fue relegado, pero sin Napoleón su ejército no era capaz de luchar contra Nelson, y viendo la situación de Napoleón, todos en su ejército se volvieron un poco temerosos: algo muy extraño estaba pasando.

Un niño es débil, vulnerable, inseguro. De manera autónoma empieza a crear una armadura, una protección, de formas diferentes. Por ejemplo, tiene que dormir solo. Está oscuro y está asustado, pero tiene su osito de peluche, y cree que no está solo; su amigo está con él. Verás niños arrastrando susositos de peluche en los aeropuertos, en las estaciones de ferrocarril. ¿Piensas que sólo es un juguete? Para ti lo es, pero para el niño es un amigo. Y un amigo cuando nadie más ayuda... en la oscuridad de la noche, a solas en la cama, aún así está con él. Él creará ositos de peluche psicológicos.

Debe recordársete que aunque un hombre adulto puede pensar que no tiene ositos de peluche, está equivocado. ¿Qué es su dios? Simplemente un osito de peluche. A partir de su miedo de la niñez, el hombre ha creado una figura paterna que sabe todo, que es todopoderoso, que está presente en todas partes; si tienes suficiente fe en él, te protegerá. Pero la misma idea de protección, la misma idea de que es necesario un protector, es infantil. Entonces aprendes a rezar; éstas son sólo piezas de tu armadura psicológica. El rezo es recordarle a dios que estás aquí, solo, en la noche.

En mi infancia siempre me preguntaba. Amaba el río que estaba cerca, a sólo dos minutos de camino desde mi casa. Cientos de personas acostumbraban darse un baño allí y siempre me preguntaba. En verano, cuando se dan un chapuzón en el río no repiten el nombre de dios. No crearán ositos de peluche psicológicos: "Hare Krishna, Hare Rama". Pero en el frío invierno repiten, "Hare Krishna, Hare Rama". Se dan un chapuzón rápido, repitiendo, "Hare Krishna, Hare Rama". Yo me preguntaba, ¿la estación marca una diferencia? Solía preguntarle a mis padres, "Si éstos son devotos de 'Hare Krishna, Hare Rama', entonces el verano es tan bueno como el invierno". Pero no pienso que sea dios o el rezo o la religión; ¡es simplemente el frío! Ellos están creando una armadura con el "Hare Krishna, Hare Rama". Están desviando sus mentes. Hace demasiado frío, y se necesita unadiversión... y esto ayuda. En verano no hay necesidad; simplemente olvidan todo lo que han estado haciendo durante todo el invierno.

Nuestros rezos, nuestros cánticos, nuestros mantras, nuestras escrituras, nuestros dioses, nuestros sacerdotes, son todos piezas de nuestra armadurapsicológica. Es muy sutil. Un cristiano cree que será salvado... nadie más. Ahora ese es su arreglo de defensa. Todos van a caer en el infierno exceptoél, porque él es cristiano. Pero cada religión cree de la misma manera que solamente ellos serán salvados.

No se trata de religión. Se trata del miedo y de ser salvado del miedo, así que es natural de una manera. Pero en cierto punto de tu madurez, lainteligencia exige que esto debería ser abandonado. Era bueno cuando eras un niño, pero un día tienes que dejar el osito de peluche, así como un día tienes que dejar a tu dios, así como un día tienes que dejar tu cristianismo, tu hinduismo. Finalmente, el día que abandonas toda tu armadura significa que has dejado de vivir a partir del miedo.

¿Y qué clase de vida puede haber a partir del miedo? Una vez que se abandona la armadura puedes vivir a partir del amor, puedes vivir de forma madura. El hombre completamente maduro no tiene miedo, ni defensa; psicológicamente está totalmente abierto y vulnerable. En un punto la armadura puede ser una necesidad, quizá lo es. Pero conforme creces, si no sólo estás envejeciendo sino también estás creciendo, creciendo en madurez, entonces empezarás a ver lo que estás cargando contigo. ¿Por qué crees en dios? Un día tienes que ver por ti mismo que no has visto a dios, no has tenido ningún contacto con dios, y creer en dios es vivir una mentira: no estás siendo sincero.

¿Qué clase de religión puede haber allí cuando no hay sinceridad, ni autenticidad? No puedes siquiera dar razones sobre tus creencias y aún así sigues aferrándote a ellas. Mira de cerca y encontrarás miedo detrás de ellas.

Una persona madura debería desconectarse de cualquier cosa que esté conectada con el miedo. Así es cómo llega la madurez. Sólo observa todos tus actos, todas tus creencias, y descubre si están basados en la realidad, en la experiencia, o basados en el miedo. Y cualquier cosa basada en el miedo tiene que ser abandonada de inmediato, sin pensarlo dos veces. Es tu armadura. Yo no puedo derretirla. Puedo simplemente mostrarte cómo puedes abandonarla.

Continuamos viviendo a partir del miedo... es por ello que seguimos envenenando todas las demás experiencias. Amamos a alguien, pero a partir del miedo se estropea, se envenena. Buscamos la verdad, pero si la búsqueda es a partir del miedo entonces no la vas a encontrar.

Hagas lo que hagas, recuerda una cosa: A partir del miedo no vas a crecer. Solamente te encogerás y morirás. El miedo está al servicio de la muerte.

Mahavira está en lo correcto: él ve la ausencia de miedo como algo fundamental en una persona que no teme. Y puedo entender lo que quiere decir por ausencia de miedo. Quiere decir abandonar toda armadura. Una persona que no teme tiene todo lo que la vida quiere darte como regalo. Ahora no haybarrera. Te lloverán regalos y todo lo que hagas tendrá una fuerza, un poder, una certeza, una tremenda sensación de autoridad.

Un hombre que vive a partir del miedo siempre está temblando por dentro. Está continuamente al borde de volverse loco porque la vida es grande yexisten toda clase de miedos. Puedes hacer una
gran lista y te sorprenderá cuántos miedos están allí... ¡y sigues estando vivo! Hay infecciones por todas partes, enfermedades, peligros, secuestros,terroristas y una vida tan pequeña. Y finalmente está la muerte, que no puedes evitar. Tu vida entera se volverá oscura.

¡Abandona el miedo! El miedo fue tomado inconscientemente por ti en tu niñez; ahora abandónalo conscientemente y sé maduro. Y entonces la vidapuede ser una luz que continúa profundizando mientras tú continúas creciendo.

Más Allá de la Psicología
 OSHO
COMPARTELO


Superando obstáculos


Superando obstáculos
         
A veces tenemos tanto que aprender de aquellos que nos han dañado, tanto que aprender de aquellos que consideramos nuestros enemigos y en verdad no lo son, a veces tenemos tanto para decirles y ¡que terrible sería no hacerlo! Por eso, valoremos a aquellos que se exponen, que se hacen cargo de su actitud, a aquellos que ponen el cuerpo y piden perdón cuando se equivocan, a aquellos que se prestan para escuchar lo que tenemos que decirles, hoy, en una sociedad donde es más fácil esquivar la responsabilidad, donde es más fácil evitar la historia, donde es más fácil echarle la culpa al de afuera desligándose de todo. Ante estas personas lo que uno tiene que sentir es gratitud.

Tenemos que construir un presente liberándonos del pasado, de aquello que en una situación dada nos hizo daño y para esto hay que saltar algunos obstáculos que la vida nos depara.
Se trata de aprender que esos obstáculos no se pasan si antes no se produce un aprendizaje. Las cosas que nos suceden están en nuestra vida para que aprendamos de ellas porque sino aprendemos se volverán a repetir. Los obstáculos que no se superan producen enojos y broncas que se estacan en nosotros y no nos permiten continuar de una manera sana con nuestra vida.
Cuando hablamos de un duelo, hablamos de la sensación de pérdida de algo o de alguien en nuestra vida, pero existen diferencias entre el dolor y el sufrimiento, porque: el dolor es el tránsito por un espacio que me genera una sensación de estar herido por dentroEl sufrimiento es quedarse a vivir en ese lugar de dolor y no poder salir de él.  El dolor en sí es saludable si consideramos que nos permite ver que algo dentro de nosotros nos está causando daño. Es una llamada de atención a la que tendremos que responder para poder sanar.
La protesta difiere de lo que es la queja. Siempre es saludable hablar sobre aquello que no nos gusta, quejarse es instalarse de manera continua en una protesta.
Poner límites difiere del hecho de aislarse. Poner límites a alguien y decirle; "hasta acá llegaste porque no me gusta lo que hacés" difiere del hecho de aislarme de todo y de todos porque no puedo o no se poner límites para que no me sigan lastimando. Es como si uno dijera "bueno no me enamoro más de nadie porque la última vez que me enamoré me lastimaron", de alguna manera me aíslo, me preservo de... para que no me vuelva a suceder lo mismo.
La bronca como manifestación de desagrado difiere del enojo. Para dar un ejemplo es como si me entrara una basura en el ojo; me enojo, me siento irritado, me siento molesto, no veo con claridad nada, estoy fastidioso y muchas veces termino enojándome con quien no lo merece. Entonces y sólo entonces, habrá que aprender a poner en palabras esa bronca y decir "esto no me gusta" porque si no lo hago seguramente esa bronca contenida se transformará en enojo.
Decía Aristóteles: "Enojarse es fácil, pero enojarse en la magnitud adecuada, con la persona adecuada, en el momento adecuado eso es cosa de sabios".
Muchas veces la bronca contendida me lleva al enojo y ese enojo me genera angustia y cuesta manejarlo. Y esto sucede porque en muchas ocasiones sentimos temor de decir lo que nos pasa por miedo a que nos dejen de querer, de que nos dejen de aceptar, de que el otro sea quien se enoje con nosotros. Muchas veces nos guardamos dentro lo que queremos decir porque pensamos que si lo decimos tal vez lastimemos al otro, cuando en verdad a quien lastimamos es a nosotros mismos. A veces preferimos transitar el camino de enojarnos en silencio en vez de hablar o explicar lo que sentimos, o bien aislarnos cuando en realidad así estamos pagando un precio que no queremos ni debemos pagar. Cuando el enojo se instala, el enojo guardado comienza a doler y nos conduce al rencor, y del rencor pasamos al resentimiento, el cual no tiene salida. Muchas veces guardamos resentimiento contra alguien que ya no está presente en nuestra vida y nuestro problema no está en el afuera, está dentro nuestro, con todo aquello que el otro dejó instalado dentro mío, llamémosle, palabras hirientes, actitudes que no podemos olvidar y la falta de todo aquello que necesitábamos de esa persona. Lo importante entonces no es su ausencia sino la presencia en mi vida de todo lo que me faltó del otro, de aquello que la otra persona no pudo o no quiso darme.
El perdón se construye, se aprende, uno aprende a perdonar, no nace solo, se construye en el día a día hasta que llegue un punto en que no nos haga falta que venga el otro a pedirnos perdón, simplemente se perdona construyendo nuestra propia capacidad de perdonar, porque perdonar es liberador para quien perdona no para quien recibe nuestro perdón.
Habrá entonces que sacar todo afuera para que adentro nazcan cosas nuevas, como la confianza, el amor, la compasión que me va a conducir al perdón para librarme de todo aquello que me daña y poder seguir adelante.
Jorge Bucay
COMPARTELO

TU LUGAR EN EL MUNDO



TU LUGAR EN EL MUNDO
 
Nadie en el mundo va a darte tu lugar si Tú no lo ocupas primero.  Al que elige con firmeza su papel nadie le dicta el libreto ni le señala cuando debe entrar o salir; sólo tú eres el director, guionista y protagonista de tu historia.
No importa tanto en realidad si eres un actor secundario en la obra de otros, lo esencial es que seas el actor principal en la tuya, y también el escritor tu libreto.
Es irrelevante el tiempo asignado a tu papel, siempre será el necesario para tu participación, pero cuida de no equivocarte de escenario: el tuyo es aquel en el que se juega tu suerte, no la de otro, por apasionantes que puedan parecer los libretos ajenos.
Esto tiene que ver con la elección consciente de tu libertad en todos los niveles, que te llevara siempre a negarte a la aceptación de ese papel que muchos asumen para descansar de sus obligaciones: el de víctima.
Indaga profundamente en tu interior cual es tu sino, cuales son tus talentos, cuales los lenguajes con los que ansias expresarte, y luego actúa.
No te limites a una sola forma de expresión, emprende la aventura de descubrir de cuantos modos podes llegar a los demás con tu mensaje. Cada conducta es una forma de manifestación, no te limites al desempeño de un único papel en tu vida.
Cambia, ampa tu experiencia, pruébate en cosas nuevas, ensaya algo distinto en tu casa, en tu trabajo, en tus pasatiempos, en la forma de vincularte con los demás, en el modo de amar a los que amas.

No permitas que el miedo, los prejuicios, la moda, la rutina o la presión de los demás aplaquen esa potencia creadora que habita en tu interior, exprésate y no te justifiques, no expliques, no argumentes.
Actúa, que, por cada uno que critica en voz alta, existen diez hermanos silenciosos que crecen con tu ejemplo y a quienes tu coraje impulsa a buscar en si mismos la fuerza que te anima.
Existe una verdad en ti, debe ser revelada y transformada en acción. Esa verdad se refiere a tu esencia y a las características peculiares que te identifican.
ES  LA ÚNICA OPORTUNIDAD QUE TIENE EL MUNDO DE CONTAR CON ALGUIEN COMO TU
 

Mantram de Unidad
COMPARTELO

Amigabilidad


    

                     Amigabilidad

Primero medita, sé dichoso, luego el amor sucederá por sí mismo. Entonces, estar con otros es hermoso y estar solo también es hermoso. Por consiguiente también es simple. No dependes de otros y no haces que otros dependan de tí. Entonces siempre existe una hermandad. Nunca se convierte en una relación; siempre es un "relacionarse". Te relacionas pero no creas un matrimonio. El matrimonio surge del miedo, el relacionarse surge del amor. Tu te relacionas mientras las cosas se dan bien, compartes, y si ves que ha llegado el momento de partir porque los caminos se separan en un punto de cruce, dices adiós con mucha gratitud por lo que el otro ha significado para tí, por todos los gozos y todos los placeres y todos los hermosos momentos que has compartido con el otro, sin sufrimiento, sin dolor; simplemente te separas.
Osho The White Lotus Chapter 10
COMPARTELO

Amarse con los Ojos Abiertos





Cuando las personas se encuentran con dificultades en la relación, tienden a culpar a su pareja. Ven claramente cual es el cambio que necesita hacer el otro para que la relación funcione, pero les es muy difícil ver que es lo que ellas hacen para generar los problemas, es muy común preguntarle a una persona en una sección de pareja:
¿Qué te pasa? - Lo que me pasa es que él no entiende....

EL PODER DEL SILENCIO



EL PODER DEL SILENCIO         Jocelyn Arellano


"Estás acostumbrada al conflicto mental. Sientes que si no estás enredada con algún pensamiento, no estás viva..." oía yo éstas palabras en mi interior... "Piensas que si no piensas, piensas, piensas, no pasa nada y es todo lo contrario, pasa y mucho. Cuando no estás atorada en tus patrones mentales y te enfocas en el intervalo entre pensamientos estás contactando tu verdadera naturaleza. En ese instante eres libre. Libre del pasado, libre de juicios, de culpas, libre para experimentar la realidad tal cual es, libre para vivir el presente.

Lo único que tienes es éste instante y sin embargo no lo vives porque lo contaminas con la programación del ayer. La culpa, los juicios, los patrones, las interpretaciones, las expectativas son ideas que vienen del pasado y que empañan tu visión y experiencia del presente. No eres libre para vivir el presente tal cual es porque no eres libre del pasado.

Cuando hay silencio en tu mente, eres libre del condicionamiento y experimentas la aceptación incondicional de todo lo que te sucede. Esta es la experiencia de tu Ser que se manifiesta cuando no estás únicamente enfocada en lo que pasa por la mente. Tú solo ves aquello en donde pones tu atención. Si solamente la pones en los pensamientos, tu visión de la vida dependerá de ellos y seguirás sintiendo insatisfacción y luchando por que las cosas sean diferentes de lo que son. Sin embargo si la atención está en el espacio entre las ideas, en el silencio, contactas la dimensión del Ser donde las cosas simplemente son y no son etiquetadas. No hay ruido que te impida simplemente estar con lo que esté pasando. No hay nada que te separe de la experiencia misma de la realidad. En ese espacio la aceptación es algo natural, una simple entrega a lo que es.

Esto no quiere decir que no vas a desear mejorar o cambiar ciertas circunstancias pero tu vivencia de la realidad aumentará en la medida en que dejes de pelearte con ella y fluyas. Si te das la oportunidad de estar con la vida más allá de tu forma habitual de interpretarla estarás entrando en otra dimensión. Si cada vez que puedas olvidas la etiquetas de "bueno" o "malo" tu perspectiva se amplia. Mientras menos peso tienen tus interpretaciones más importancia cobra el silencio y con éste tu esencia que no puede separarse de la realidad, de la experiencia del aquí y el ahora.

No le creas a todo lo que pasa por tu mente. No tengas miedo de no aferrarte a tus ideas, de dejarlas ir y de experimentarte sin tantas muletas. Tú y tuexperiencia son uno y lo mismo. Pregúntate ¿qué eres o quien eres cuando todas las etiquetas se borran? ¿qué queda cuando sólo hay silencio?

Vivir en la cabeza impidiendo el contacto con la realidad no es vida. No busques más la seguridad en tus ideas, en el futuro o en las fórmulas delpasado, penetra en el silencio, dale la bienvenida al presente y VIVE."
 
COMPARTELO

La primera Paz


“La primera paz, que es la más importante, es la que viene desde el centro del alma de los hombres cuando materializan su relación, su unificación con el universo y todos sus poderes, y cuando se dan cuenta de que en el centro del universo reside Wakan-Tanka [el Corazón Universal del Espíritu], y que este centro está realmente en todo lugar, está dentro de cada uno de nosotros. Esta es paz verdadera, y lo demás no es nada más que un reflejo.

Menor Esfuerzo


Las 7 Leyes Espirituales del Éxito
Deepak Chopra
Extractos

Ley 4 - de Economía o del Menor Esfuerzo



La cuarta Ley Espiritual del Éxito es la Ley del Menor Esfuerzo. Esta Ley se basa en el hecho de que la inteligencia de la naturaleza funciona con toda facilidad y despreocupación. Ése es el principio de la menor acción, de la no resistencia. Por consiguiente, es el principio de la armonía y el amor. Cuando aprendemos esta lección que nos enseña la naturaleza, satisfacemos con facilidad nuestros deseos.
Si observamos la naturaleza, veremos que ella utiliza un esfuerzo mínimo para funcionar. La hierba no tiene que hacer ningún esfuerzo para crecer; sencillamente crece. Los peces no se esfuerzan para nadar; sencillamente nadan. Las flores no hacen ningún esfuerzo para abrirse; sencillamente se abren. Las aves no se esfuerzan para volar; sencillamente vuelan. Ésa es su naturaleza intrínseca. La Tierra no se esfuerza para girar sobre su eje; es su naturaleza girar a velocidad vertiginosa en el espacio. Es la naturaleza de un bebé estar siempre en estado de dicha. Es la naturaleza del sol brillar. Es la naturaleza de las estrellas titilar y destellar. Y es la naturaleza humana hacer que los sueños se conviertan en realidad, con facilidad y sin esfuerzo.
En la ciencia védica, la filosofía milenaria de la India, este principio se conoce como economía de esfuerzo, o "hacer menos para lograr más". Al final, llegamos al estado en que, sin hacer nada, lo realizamos todo. Esto significa que una ligera idea puede convertirse en realidad sin esfuerzo alguno. Lo que conocemos normalmente como "milagros" son en realidad manifestaciones de la Ley del Menor Esfuerzo.
La inteligencia de la naturaleza funciona sin esfuerzo, sin resistencia, espontáneamente. No es lineal; es intuitiva, holística y estimulante. Y cuando estamos en armonía con la naturaleza, cuando estamos seguros del conocimiento de nuestro verdadero yo, podemos utilizar esta Ley.
Es mínimo el esfuerzo que hacemos cuando nuestros actos brotan del amor, porque es la ener­gía del amor la que aglutina la naturaleza. Cuando tratamos de conseguir el poder para controlar a los demás, gastamos energía. Cuando buscamos el dinero o el poder para satisfacer al ego, gastamos energía persiguiendo la ilusión de la felicidad, en lugar de disfrutar la felicidad del momento. Cuando anhelamos el dinero para beneficio personal únicamente, cortamos el flujo de energía hacia nosotros e impedimos la expresión de la inteligencia de la naturaleza. Pero cuando nuestras actuaciones nacen del amor, no hay desperdicio de energía. Cuando nuestros actos brotan del amor, la energía se multiplica y se acumula -y el exceso de energía que recogemos y disfrutamos puede canalizarse para crear cualquier cosa que deseemos, incluida la riqueza sin límites.
Podemos considerar el cuerpo como un aparato para controlar la energía: puede generar, almacenar y gastar energía. Si sabemos cómo generar, almacenar y gastar la energía de una manera eficiente, podemos crear cualquier cantidad de riqueza. Fijar nuestra atención en el ego consume la mayor parte de la energía. Cuando nuestro punto interno de referencia es el ego, cuando buscamos poder y control sobre los demás, o la aprobación del resto del mundo, desperdiciamos nuestra energía.  Sin embargo, cuando liberamos esa energía podemos recanalizarla para crear cualquier cosa que deseemos. Cuando nuestro punto interno de referencia es nuestro espíritu, cuando nos volvemos inmunes a la crítica y perdemos el temor a los desafíos, podemos aprovechar el poder del amor y utilizar creativamente la energía para vivir la abundancia y la evolución.
En El arte de soñar, don Juan le dice a Carlos Castaneda: "Gastamos la mayor parte de nuestra energía sosteniendo nuestra importancia... Si pudiéramos perder parte de esa importancia, nos sucederían dos cosas extraordinarias. Una, liberaríamos la energía que se mantiene atada alimentando la idea ilusoria de nuestra grandeza; y dos, nos proveeríamos de suficiente energía para vislumbrar la grandeza real del universo".
La Ley del Menor Esfuerzo tiene tres componentes -tres cosas que podemos hacer para poner en funcionamiento este principio de "hacer menos para lograr más". El primer componente es la aceptación. Aceptar significa sencillamente contraer un compromiso: "Hoy aceptaré a las personas, las situaciones, las circunstancias y los hechos tal como se presenten". Eso significa que sabremos que este momento es como debe ser, porque todo el universo es como debe ser. Este momento -el que estamos viviendo ahora mismo- es la culminación de todos los momentos que hemos vivido en el pasado.
Cuando luchamos contra este momento, en realidad luchamos contra todo el universo. En lugar de eso, podemos tomar la decisión de no luchar hoy contra todo el universo, no luchando contra este momento. Eso significa que nuestra aceptación de este momento es total y completa. Aceptamos las cosas como son, no como quisiéramos que fueran, en este momento. Es importante comprender esto: podemos desear que las cosas sean diferentes en el futuro, pero en este momento debemos aceptarlas como son. Cuando nos sintamos frustrados o estemos molestos a causa de una persona o una situación, recordemos que nuestra reacción no es contra la persona o la situación, -sino contra nuestros sentimientos acerca de esa persona o esa situación. Ésos son nuestros sentimientos y nadie tiene la culpa de ellos. Cuando reconozcamos y comprendamos esto plenamente, estaremos listos para asumir la responsabilidad de lo que sentimos y para cambiarlo. Y si podemos aceptar las cosas como son, estaremos listos para asumir la responsabilidad de nuestra situación y de todos los sucesos que percibimos como problemas.
Esto nos lleva al segundo componente de esta Ley: la responsabilidad. ¿Qué significa responsabilidad? Significa no culpar a nadie o a nada -ni siquiera a nosotros mismos- de nuestra situación. Una vez aceptado un suceso, un problema o una circunstancia, responsabilidad significa lacapacidad de tener una respuesta creativa a la situación tal como es en este momento. En todos los problemas hay un principio de oportunidad, y esta conciencia nos permite aprovechar el momento y transformarlo en una situación o una cosa mejor.
Cuando hacemos esto, toda situación supuestamente enojosa se convertirá en una oportunidad para crear algo nuevo y bello; y todo supuesto torturador o tirano se convertirá en maestro. La realidad es una interpretación. Y si optamos por interpretar la realidad de esta manera, tendremos muchos maestros a nuestro alrededor y muchas oportunidades para evolucionar.
Siempre que enfrentemos a un tirano, torturador, maestro, amigo o enemigo (todos son la misma cosa), recordemos: "Este momento es como debe ser". Cualesquiera que sean las relaciones que tengamos en este momento de nuestra vida, son precisamente las que necesitamos en este momento. Hay un significado oculto detrás de todos los acontecimientos y ese significado oculto está trabajando a favor de nuestra evolución.
El tercer componente de esta Ley es asumir una actitud no defensiva, lo que significa que nuestra conciencia abandona su actitud defensiva y nosotros renunciamos a la necesidad de convencer o persuadir a los demás de que nuestro punto de vista es el correcto. Si nos observamos, veremos la mayoría de las personas nos pasamos el noventa y nueve por ciento del tiempo defendiendo nuestros puntos de vista. Si sencillamente renunciamos a la necesidad de defender nuestro punto de vista, a través de esa renuncia, lograremos acceso a una cantidad enorme de energía que anteriormente desperdiciábamos.
Cuando estamos a la defensiva, cuando culpamos a los demás y no aceptamos ni nos rendimos ante el momento, nuestra vida se llena de resistencia. Cada vez que encontremos resistencia, reconozcamos que forzar la situación sólo aumentará la resistencia. No es bueno alzarse rígido como un gran roble que se agrieta y sucumbe a la tempestad; al contrario, debemos tratar de ser flexibles como la caña que se dobla en la tormenta y sobrevive.
Desistamos completamente de defender nuestro punto de vista. Cuando no hay un punto que defender, no puede haber discusión. Si hacemos esto constantemente -si dejamos de luchar y de resistirnos- viviremos plenamente el presente, el cual es un regalo. Alguien me dijo una vez que "el pasado es historia, el futuro es un misterio y este momento es un regalo. Por esa razón este momento se denomina «presente»". Si abrazamos el presente y nos volvemos uno con él,  sentiremos un fuego, un brillo, una chispa de energía palpitando en cada ser consciente. A medida que experimentemos este júbilo del espíritu en cada ser vivo, cuando entremos en intimidad con él, la dicha nacerá en nuestro interior y podremos deshacernos de las terribles cargas y molestias de la actitud defensiva, el resentimiento y el rencor. Sólo entonces nos sentiremos despreocupados, festivos, alegres y libres.
En medio de esta libertad alegre y sencilla, sabremos sin duda en nuestro corazón que lo que deseemos estará disponible para nosotros cuando así lo queramos, porque nuestro deseo vendrá del nivel de la felicidad, y no del nivel de la ansiedad o el temor. No necesitamos justificarnos; simplemente declaremos nuestro propósito ante nosotros mismos y experimentaremos realización, deleite, alegría, libertad y autonomía en todos los momentos de nuestra vida.
Comprometámonos a seguir el camino de la no resistencia. Ése es el camino a través del cual la inteligencia de la naturaleza se desarrolla espontáneamente, sin resistencia ni esfuerzo. Cuando alcancemos esa deliciosa combinación de aceptación, responsabilidad e indefensión, sentiremos la facilidad con que fluye la vida.  Si permanecemos abiertos a todos los puntos de vista -no aferrados rígidamente a uno-, nuestros sueños y nuestros deseos fluirán con los deseos de la naturaleza. Entonces podremos liberar nuestros deseos sin apego y, después, sólo esperar el momento propicio para que florezcan convertidos en realidad. Podemos estar seguros de que cuando el momento sea el indicado, nuestros deseos se cumplirán. Ésa es la ley del menor esfuerzo.
COMPARTELO

El Elefante Entero


                  

  El Elefante Entero
      
Del libro El Despertar de Paul Ferrini

En todos los juicios que yo hago sobre ti, hay un juicio sobre mí mismo... Y ambos son igualmente ciertos o falsos. Mientras piense que yo estoy en posesión de la verdad y tú no lo estás, crearé separación, desigualdad y estableceré las bases para que el sufrimiento se instale en mi vida. Lo mismo ocurre si pienso que tú posees la verdad y yo no.
La realidad es que ambos poseemos una parte de la verdad y una parte de ilusión. Los dos miramos al mismo elefante, pero tú ves la cola y yo veo el tronco. Cuando se mira por separado, la cola y el tronco parecen que no tienen nada en común. Sólo cuando se ve la totalidad del elefante es cuando la cola y el tronco unidos, cobran sentido. No importa cuanto me esfuerce, me es imposible ver el significado de tu parte. La cola no comprende ni el porqué, ni la razón del tronco. La única forma en la que admitiré tu experiencia es aceptarla como cierta, de la misma manera que acepto la mía como tal.
Debo dar la misma credibilidad a tus percepciones que a las mías. Hasta que no establezcamos esta igualdad, la semilla del conflicto permanecerá entre nosotros. No es necesario que diga que tú tienes razón y que yo estoy equivocado. No necesito reemplazar mi verdad por la tuya, o vivir mi vida según tus premisas. Ni tampoco es preciso que diga que tú estás equivocado y que insista en que debes vivir tu vida según mis condiciones. Estas exigencias provienen de la inseguridad y de la falsa creencia de que, para amarnos los unos a los otros, debemos estar de acuerdo. No es cierto.
Para amarte debo aceptarte tal y como eres. Es lo único que debo hacer. ¡Pero eso es mucho! Aceptarte a ti tal y como eres, es una proposición tan profunda, como aceptarme a mí mismo tal y como soy. Es una tarea formidable, dada mi poca experiencia en este campo.
Permitir que tengas tu experiencia es el principio. Aprendo a respetar lo que piensas y sientes incluso cuando no me gusta o no estoy de acuerdo con ello. Incluso aunque me disguste.
En lugar de hacerte responsable del dolor que siento en relación a ti, aprendo a enfrentarme a mi propio dolor. Mi reacción a tu experiencia -positiva o negativa- me proporciona información sobre mí mismo.
El compromiso conmigo mismo y contigo es trabajar con mi propio dolor, no responsabilizarte a ti de él.
Sólo cuando te devuelva el don de tu propia experiencia, sin imponerte mis propios pensamientos y sentimientos sobre ella, te amaré sin condiciones.
Cuando acepte tu experiencia tal cual es, sin sentir la necesidad de cambiarla, te respetaré y te trataré como a un ser espiritual.
Mis pensamientos y sentimientos tienen importancia en sí mismos, pero no como comentarios o acusaciones a tu experiencia. Al comunicar lo que pienso o siento sin hacerte responsable de mis pensamientos y sentimientos, acepto mi propia experiencia y permito que tú tengas la tuya.
En las relaciones, al igual que en la conciencia, las dos caras de la moneda deben ser aceptadas como iguales. Una persona no superará el conflicto hasta que la experiencia de ambas haya sido respetada.
La cuestión no es nunca el acuerdo, aunque lo parezca. La cuestión es: ¿Somos capaces de respetar nuestra experiencia mutuamente?
Cuando sentimos que la otra persona nos acepta tal y como somos, tenemos la motivación para adaptarnos el uno al otro. Adaptarse es hacerle al otro un lugar junto a nosotros; es no imponerse ni que se nos impongan.
Una vez que se llega a la adaptación, ambas partes moran juntas. El hombre y la mujer, el blanco con el negro, el rico con el pobre, los judíos con los cristianos. Aceptar nuestras diferencias es honrar la humanidad que tenemos en común, es bendecir mutua y profundamente la experiencia que compartimos.
De modo que la cola y el tronco discutirán hasta ponerse morados y ninguno de los dos ganará la discusión. Ambas experiencias son igualmente válidas. Al permitir que esto sea posible, el elefante empieza a cobrar forma. Al aceptar la validez de tu experiencia sin intentar cambiarla, sin intentar que sea algo más parecida a la mía, mi propia experiencia empezará a adquirir un mayor significado. Cuando te contemplo como a un igual y no como a alguien que precisa ser educado, reformado o determinado, el significado de nuestra relación se revela por sí mismo. Cuando se le da la bienvenida a cada parte, el todo empieza a tomar forma y resulta más fácil comprender y apreciar el significado de las partes.
Un mundo que pretende conseguir un acuerdo, encontrará conflicto y sectarismo. Un mundo que proporciona  un espacio seguro a la diversidad, encontrará la unidad esencial para convertirse en entero. Frente a los opuestos tenemos dos opciones: resistirlos o abrazarlos. Si los resistimos, provocaremos un conflicto entre el yo y el otro. Si los aceptamos, los integraremos como agentes dinámicos y originaremos una transformación alquímica en el interior del yo.
Compartelo

R e f l e x i ó n


R e f l e x i ó n

Cuando hacemos una revisión de nuestro pasado, cuando miramos nuestra vida con ojos reflexivos y nos ponemos al día con las cuentas que dejamos pendientes para después, solemos a menudo, pasar por alto los resultados de nuestras acciones.

Buscando la Felicidad



¿Por qué buscamos la Felicidad?

¿Has pensado alguna vez que has sido "programado" para ser infeliz y que, por lo tanto, hagas lo que hagas para obtener la felicidad, estás abocado al fracaso? ...

Vale la pena enfrentar las heridas


 
 ¿Cómo está tu Perla?

Esta es la historia de una ostra marina:
Marina era un bicho de profundidad y como todas las de su raza, había buscado la roca del fondo para agarrarse firmemente a ella. Una vez que lo consiguió, creyó haber dado en el destino claro que le permitiría vivir sin contratiempos su ser de ostra. Pero el creador había puesto su mirada en Marina y todo lo que en su vida sucediera tendría como gran responsable al mismo Creador. Porque el creador en su misterioso plan para ella, había decidido que Marina fuera valiosa. Ella simplemente había deseado ser feliz. Un día el Creador le puso a Marina su granito de arena. Fue durante una tormenta de profundidad; de esas que casi no provocan oleaje de superficie, pero que remueven el fondo de los océanos. Cuando el granito de arena entro en su existencia, Marina se cerró violentamente. Así lo hacía siempre que algo entraba en su vida, porque es la manera de alimentarse que tienen las ostras. Todo lo que entra en su vida es atrapado, es integrado y asimilado. Si esto no es posible, se expulsa el objeto extraño hacia el exterior.

Pero Marina no pudo hacer lo de siempre con el granito de arena. Pronto constató que aquello era sumamente doloroso; la hería por dentro. Lejos de desintegrarse, más bien la lastimaba a ella. Quiso entonces expulsar ese cuerpo extraño pero no pudo. Ahí comenzó el drama de Marina. Lo que el Creador le había mandado pertenecía a aquellas realidades que no se dejan integrar, y que tampoco se pueden suprimir. El granito de arena era indigerible e inexpulsable. Y cuando trató de olvidarlo, tampoco pudo, porque las realidades dolorosas que el Creador envía son imposibles olvidar o de ignorar. Frente a esta situación se hubiera pensado que Marina no le quedaba más que un camino: luchar contra su dolor, rodeándolo con el pus de su amargura, generando un tumor que terminaría por explotarle envenenando su vida y la de todos los que la rodeaban. Pero en su vida había una hermosa cualidad; ella era capaz de producir sustancias sólidas.

Normalmente las ostras dedican esta cualidad a su tarea de fabricarse un caparazón defensivo, rugoso por fuera y terso por dentro. Pero también pueden dedicarlo a la construcción de una perla. Y eso fue lo que realizó Marina. Poco a poco, y con lo mejor de sí misma, fue rodeando el granito de arena del dolor que el Creador le había mandado, y a su alrededor comenzó a crecer una hermosa perla. Muchos años después de la muerte de Marina, unos buzos bajaron hasta el fondo del mar. Cuando la sacaron a la superficie se encontró en ella una hermosa perla que al verla brillar con todos los colores del cielo y del mar, nadie pregunto si Marina había sido feliz.Simplemente supieron que había sido valiosa. Normalmente las ostras no tienen perlas. Éstas son producidas sólo por aquellas ostras que se deciden a rodear, con lo mejor de si mismas, el dolor de un cuerpo extraño que las ha herido.

¿Te has sentido lastimado por palabras hirientes? ¿Has sido acusado de haber dicho cosas que nunca dijiste? ¿Tus ideas fueron rechazadas o mal interpretadas? ¿O quizás fueron tomadas por alguien para presentarlas como propias? ¿Has sufrido golpes de los que adquieren ideas preconcebidas indebidamente? ¿Has sido objeto de la indiferencia? Entonces… ¡Produce una perla! Cubre cada una de tus heridas con varias capas de amor. Muchas personas sólo aprenden a cultivar resentimientos, dejando sus heridas abiertas, alimentándose con sentimientos pobres, los cuales impiden que las lesiones cicatricen. En la vida real vemos muchas "ostras vacías" no porque no hayan sido heridas, sino porque no han sabido perdonar, comprender y transformar el dolor en Amor. Vale la pena enfrentar las heridas. No seas vencido por los aspectos negativos, vence siempre con el bien. ¿Cómo está tu perla?
Compartelo


Las 7 Leyes Espirituales del Éxito






















Las 7 Leyes Espirituales del Éxito

Deepak Chopra
Extractos

Ley 1 - de la Potencialidad Pura

La primera ley espiritual del éxito es la ley de la potencialidad pura. Se basa en el hecho de que, en nuestro estado esencial, somos conciencia pura. La conciencia pura es potencialidad pura; es el campo de todas las posibilidades y de la creatividad infinita. La conciencia pura es nuestra esencia espiritual. Siendo infinita e ilimitada, también es felicidad pura. Otros atributos de la conciencia son el conocimiento puro, el silencio infinito, el equilibrio perfecto, la invencibilidad, la simplicidad y la dicha. Ésa es nuestra naturaleza esencial; una naturaleza de potencialidad pura.
Cuando descubrimos nuestra naturaleza esencial y sabemos quién somos realmente, ese solo conocimiento encierra la capacidad de convertir en realidad todos nuestros sueños, porque somos la posibilidad eterna, el potencial inconmensurable de todo lo que fue, es y será. La ley de la potencialidad pura también podría denominarse ley de la unidad, porque sustentando la infinita diversidad de la vida está la unidad de un solo espíritu omnipresente. No existe separación entre nosotros y ese campo de energía. El campo de la potencialidad pura es nuestro propio yo. Y cuanto más desarrollemos nuestra propia naturaleza, más cerca estaremos de ese campo de potencialidad pura.
Vivir de acuerdo con nuestro yo, en una constante auto-referencia, significa que nuestro punto interno de referencia es nuestro propio espíritu, y no los objetos de nuestra experiencia. Lo contrario de la auto-referencia es la referencia al objeto. Cuando vivimos según la referencia al objeto, estamos siempre influidos por las cosas que están fuera de nuestro yo; entre ellas están las situaciones en las que nos involucramos, nuestras circunstancias, y las personas y las cosas que nos rodean. Cuando vivimos según la referencia al objeto, buscamos constantemente la aprobación de los demás. Nuestros pensamientos y comportamientos esperan constantemente una respuesta. Nuestra vida, por tanto, se basa en el temor.


Cuando vivimos según la referencia al objeto, también sentimos una intensa necesidad de controlarlo todo. Sentimos intensa necesidad de tener poder externo. La necesidad de aprobación, la necesidad de controlar las cosas y de tener poder externo se basan en el temor. Esta forma de poder no es el de la potencialidad pura, ni el poder del yo, o poder real. Cuando experimentamos el poder del yo no hay temor, no hay necesidad de controlar, y no hay lucha por la aprobación o por el poder externo.
Cuando vivimos según la referencia al objeto, el punto de referencia interno es el ego. Sin embargo, el ego no es lo que realmente somos. El ego es nuestra autoimagen, nuestra máscara social; es el papel que estamos desempeñando. A la máscara social le gusta la aprobación; quiere controlar, y se apoya en el poder porque vive en el temor. Nuestro verdadero yo, que es nuestro espíritu, nuestra alma, está completamente libre de esas cosas. Es inmune a la crítica, no le teme a ningún desafío y no se siente inferior a nadie. Y, sin embargo, es humilde y no se siente superior a nadie, porque es consciente de que todos los demás son el mismo yo, el mismo espíritu con distintos disfraces. Ésa es la diferencia esencial entre la referencia al objeto y la auto-referencia. En la auto-referencia, experimentamos nuestro verdadero ser, el cual no le teme a los desafíos, respeta a todo el mundo y no se siente inferior a nadie. Por tanto, el poder del yo es el verdadero poder. El poder basado en la referencia al objeto, en cambio, es falso. Siendo un poder que se basa en el ego, existe únicamente mientras exista el objeto de referencia. Si uno tiene cierto título - si es el presidente del país o el presidente de la junta directiva de una corporación - o si tiene muchísimo dinero, el poder de que disfruta está ligado al título, al cargo o al dinero. El poder basado en el ego dura solamente lo que duran esas cosas. Apenas desaparezcan el título, el cargo y el dinero, desaparecerá el poder.
Por otra parte, el poder del yo es permanente porque se basa en el conocimiento del yo, y este poder tiene ciertas características: Atrae la gente hacia nosotros y también atrae las cosas que deseamos. Él magnetiza a las personas, las situaciones y las circunstancias en apoyo de nuestros deseos.
Esto es lo que se conoce también como apoyo de las leyes de la naturaleza. Es el apoyo de la divinidad; es el apoyo que se deriva de estar en un estado de gracia. Este poder es tal que disfrutamos de un vínculo con la gente y la gente disfruta de un vínculo con nosotros. Es el poder de establecer lazos - lazos que emanan del verdadero amor.
¿Cómo podemos aplicar la ley de la potencialidad pura, el campo de todas las posibilidades, en nuestra vida? Si queremos disfrutar de los beneficios del campo de la potencialidad pura, si queremos utilizar plenamente la creatividad inherente a la conciencia pura, debemos tener acceso a ella. Una manera de tener acceso al campo de la potencialidad pura es por medio de la práctica diaria del silencio, de la meditación y del hábito de no juzgar. Pasar algún tiempo en contacto con la naturaleza también nos brinda acceso a las cualidades inherentes al campo: creatividad infinita, libertad y felicidad.

Practicar el silencio significa comprometernos a destinar cierta cantidad de tiempo sencillamente a ser. Tener la experiencia del silencio significa renunciar periódicamente a la actividad de hablar. También significa renunciar periódicamente a actividades tales como ver televisión, escuchar radio, o leer. Si nunca nos damos la oportunidad de experimentar el silencio, esto crea una turbulencia en nuestro diálogo interno. Destinemos un corto tiempo de vez en cuando a experimentar el silencio. O sencillamente comprometámonos a hacer silencio durante un determinado tiempo todos los días. Podrían ser dos horas, o si eso nos parece mucho, hagámoslo durante una hora. Y de vez en cuando dediquemos un período largo a experimentar el silencio, por ejemplo todo el día, o dos días, o hasta una semana.

Otra manera de entrar en el campo de la potencialidad pura es por medio de la práctica del hábito de no juzgar. Juzgar es evaluar constantemente las cosas para clasificarlas como correctas o incorrectas, buenas o malas. Cuando estamos constantemente evaluando, clasificando, rotulando y analizando, creamos mucha turbulencia en nuestro diálogo interno. Esa turbulencia frena la energía que fluye entre nosotros y el campo de la potencialidad pura. Literalmente, comprimimos el espacio entre un pensamiento y otro. Ese espacio es nuestra conexión con el campo de la potencialidad pura. Es el estado de conciencia pura, el espacio silencioso entre los pensamientos, la quietud interior que nos conecta con el poder verdadero. Y cuando comprimimos el espacio, reducimos nuestra conexión con el campo de la potencialidad pura y la creatividad infinita.
 Compartelo

Camino para el Amor






Sólo cuando estás bien contigo mismo puedes estar bien con los demás. Sólo cuando manejas tu soledad puedes manejar una relación. Necesitas valorarte para valorar, quererte para querer, respetarte para respetar, y aceptarte para aceptar, ya que nadie da lo que no tiene dentro de sí....

NO Empequeñezcas


"Hay hombres cuyas palabras son como golpes, pero la lengua de los sabios es medicina". Todo lo que necesitas saber en cuanto a la salud mental, puede ser resumido en dos palabras: No Empequeñezcas.



NO Empequeñezcas




El 95% de todos los problemas emocionales y mentales podrían ser eliminados si todos practicáramos esta verdad. ¡Cómo cambiaría todo si viviéramos conforme a ella! No empequeñezcas a los demás. No hagas nada que pueda hacer que alguien se sienta menospreciado. No juzgues ni critiques de una forma que disminuya la autoestima y el sentir de otras personas.

La mayoría de los problemas de crímenes, abusos, fracasos, problemas, hogares destruidos y adicciones a drogas y alcohol, pueden ser atribuidos a una autoestima herida.

No empequeñezcas. No lo olvides, vívelo, enséñalo a los demás y principalmente a tus hijos para que no cometan los errores por los cuales la mayoría hemos pasado.

Mantén tu enfoque sobre lo positivo de los demás.
Resalta siempre lo bueno en cada persona.
Anima siempre a tu prójimo.
Trata a los demás de la misma forma en que quisieras ser tratado.
Habla palabras que ayuden y sanen.
Evita palabras que destruyan y causen dolor.
¡Tus palabras sí importan!
Ellas pueden traer vida o muerte.
Utiliza tus palabras sabiamente, edifica a los demás…

Justin Scott
 Compartelo

Expresa tus sentimientos



Sabías...que siempre existen tres enfoques en cada historia: mi verdad, tu verdad y la verdad?. Que toma mucho tiempo llegar a ser la persona que deseas ser. 
Que es mas fácil reaccionar que pensar. 
Que podemos hacer mucho más cosas de las que creemos poder hacer. 
Que no importan nuestras circunstancias, lo importante es cómo interpretamos nuestras circunstancias. 
Que no podemos forzar a una persona a amarnos, únicamente podemos ser alguien que ama. El resto depende de los demás. 
Que requiere años desarrollar la confianza y un segundo destruirla. 
Que dos personas pueden observar la misma cosa, y ver algo totalmente diferente. 
Que las personas honestas tienen mas éxito al paso del tiempo. 
Que podemos escribir o hablar de nuestros sentimientos, para aliviar mucho dolor. 
Que no importa qué tan lejos he estado de DIOS, siempre me vuelve a recibir. 
Que todos somos responsables de nuestros actos. 
Que existen personas que me quieren mucho, pero no saben expresarlo. 
Que puedo hacer todo o nada con mi mejor amigo y siempre gozar el momento. 
Que a veces las personas que menos esperamos, son las primeras en apoyarte en los momentos más difíciles. 
Que la madurez tiene que ver más con la experiencia que hemos vivido, y no tanto con los años que hemos cumplido. 
Que hay dos días de cada semana por los que no debemos de preocuparnos: ayer y mañana. El único momento valioso es ahora. 
Que aunque quiera mucho a la gente, algunas personas no me devolverán ese amor. 
Que no debemos competir contra lo mejor de otros, sino competir con lo mejor de mí. 
Que puedo hacer algo por impulso y arrepentirme el resto de mi vida. 
Que la pasión de un sentimiento desaparece rápidamente. 
Que si no controlo mi actitud, mi actitud me controlará a mí. 
Que nunca debo decirle a un niño que sus sueños son ridículos, qué tal si me cree? 
Que es más importante que me perdone a mi mismo a que otros me perdonen. 
Que no importa si mi corazón está herido, el mundo sigue girando. 
Que la violencia atrae más violencia. 
Que decir una verdad a medias es peor que una mentira. 
Que es difícil ser positivo cuando estoy cansado. 
Que al final de la vida me doy cuenta que las únicas cosas que valieron la pena son: Dios, mi familia, un grupo muy selecto de amigos y unas experiencias que me dieron crecimiento personal. 
Que es mucho mejor expresar mis sentimientos, que guardarlos dentro de mí. 
Para ser exitosos no tenemos que hacer cosas extraordinarias...Hagamos cosas ordinarias, extraordinariamente bien. 

COMPARTELO

PASOS CORTOS Y POSITIVOS

 Siempre habrá momentos difíciles y días complicados en nuestra vida. Nos da la impresión de que ciertas cosas simplemente no estaban destinadas a pasar y que algunos proyectos simplemente no estaban destinados a funcionar. 
Siempre enfrentaremos decepciones, pero también recibiremos muchas bendiciones especiales. 

Archivos del blog

derecho registrado

Licencia de Creative Commons .
planetaperu.pe
estamos en

Compartir

Maps

BLOG DE CESAR ZURITA CH PROTEGIDO CON LICENCIAS

MyFreeCopyright.com Registered & Protected