El Perdón Libera

Todos los seres humanos llevamos heridas en el corazón que nos han marcado y se han almacenado ahí por años. Guardamos rencores, coraje, ira, tristeza y frustración; que finalmente se transforman en una enfermedad emocional y a su vez corporal.
Lo anterior es debido a la falta del Perdón que hemos tenido. Nos parece casi imposible pensar en la posibilidad de olvidar lo que nos han hecho. Mantenemos sentimientos y pensamientos que nos tienen anclados en el pasado, re-viviendo los momentos que más sufrimiento hemos experimentado. Nos volvemos esclavos del dolor.
No sabemos cómo deshacernos de todo el aparente daño que nos han hecho; seguimos caminando con las cadenas de amargura, unidos por el lazo del resentimiento a las personas que nos han lastimado, recordando exactamente cuál fue el motivo de la ofensa o humillación, deseando algunas veces encontrar la manera de vengarnos. No hemos podido, soltar y dejar ir todo aquello que ha dejado vacío nuestro ser debido a que no hemos tomado la decisión de perdonar y vivir libremente.

Al parecer ha sido “imperdonable” lo que nos ha sucedido, sin embargo cada una de las personas que nos ha dejado cicatrices, son al día de hoy nuestros mejores maestros. Ellos nos han forjado en el camino, nos han ayudado a convertirnos en personas más fuertes ante la adversidad y si tomamos la decisión de perdonar, nos habrán dado la oportunidad de mostrar el corazón bondadoso que Dios nos otorgó.
El perdonar dejará en nuestra vida, la paz y tranquilidad que necesitamos, podremos comprender que las personas que nos lastiman, también están lastimadas y son la que más requieren de nuestra compasión. Los seres humanos que llevan herido el corazón son las que dejan los golpes más severos en el alma.
El pedir perdón o el perdonar no tiene que ver con ninguna religión o filosofía. Sino, tiene que ver con un espíritu fuerte, lo que hace grande a una persona es su fortaleza interior y la calidad humana que tenga. Seamos seres de luz y dejemos una huella positiva en nuestro caminar. Seamos también un ejemplo a seguir, abriendo nuestro corazón, agradeciendo a la vida todas las bendiciones que nos ha brindado, dejando atrás odios añejos.
Veronica Mena 
Compartelo

Archivos del blog

derecho registrado

Licencia de Creative Commons .